07 septiembre 2007

No a las bombas de racimo

He leído que hay una campaña contra las bombas de racimo. Por si alguien no lo sabe, este tipo de herramientas para matar (anoche vi Kill Bill vol.1) tienen una peculiaridad: no caen sobre un objetivo concreto. Las dichosas bombas se abren cuando descienden y sueltan una cantidad de proyectiles, "de alto explosivo, antipista, antipersona, perforantes, incendiarias, etc.", de forma dispersa. Estos artefactos son fatales para la población civil, los más perjudicados siempre en las guerras, no lo olvidemos.

¿Qué piensa hacer la comunidad internacional? Ya no sé ni que es eso. Aunque el propio término es ambiguo, hasta para la wikipedia. Luego, si no se ve a personajes como la princesa Diana, no conmueve nada a nadie.

Desde mi humilde posición animo a la gente a que se una a la campaña y la difunda. Como dice Francisco Polo:
La convicción de uno no basta, la decisión de algunos es precisa, la voz de muchos es indispensable.

Este es el enlace de la campaña. Hay una carta tipo para mandar a los representantes en la Comisión de Exteriores del Congreso. Aún no la he mandado, pero será en breves. Y por si no ha quedado claro, Cien cadáveres te lo explica gráficamente.

Vía: La Huella Digital

2 Comentários:

A viva voz dijo...

Gracias por dar a conocer esta campaña. Las víctimas siempre son quienes menos lo merecen, creo que sobra con pegar un vistazo a las cifras...

Luis dijo...

De nada compañera. Todo es poco cuando se puede ayudar. Parece que las guerras sólo son cifras y detrás de cada número hay un muerto.
Un saludo.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Páginas vistas en total

El sospechoso inusual © 2008 Template by Dicas Blogger y modificada por Luis Candela.

TOPO