17 marzo 2008

Demasiado soluble


Chemi, Zara y servidor nos presentamos alrededor de las 20:30 horas en los aledaños del Gran Teatro de Elche. Olor a te. Una mesa con pastas y te, muy al estilo de como lo prepara mi amigo Rachid, fue el primero de los objetivos. "Hay que coger una cuerda", nos comenta una de las organizadoras de ¿Son Solubles?. Después de que se nos escapase uno de los cabos, nos enganchamos a una. Todos tiran, nadie quiere soltarse.

Se supone que ese trozo de hilos al que nos amarramos representaba la barrera que se encuentran los inmigrantes. Tras esperar un tiempo sin movimientos nos adentramos en el interior del teatro en una sala con sonidos y voces de inmigrantes. Luz azul. Poco después nos condujimos a la última sala en la que un vídeo ejemplificaba la sociedad occidental con una batería de imágenes simbólicas de nuestro tiempo y otros pasados.

Finalmente, actores ataviados como personal de Cruz Roja con mascarillas nos afanó para salir: deportados. Otro actor selló un papel con esa horrible palabra, deportado. Fin. La idea es buena, pero no llegué a sentir las penurias y sufrimiento del inmigrante cuando navega en cayuco y es expulsado del país en el que recala. ¿Son solubles? No me quedó claro. La iniciativa es muy valiente y arriesgada. Todos los días vemos imágenes de cayucos varados en nuestras costas, sintamos sus sinsabores. Faltó dramatismo. Lo mejor, la alta participación.

Seja o primeiro a comentar

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Páginas vistas en total

El sospechoso inusual © 2008 Template by Dicas Blogger y modificada por Luis Candela.

TOPO